Estas aqui: Vida y Estilo Diviértete Los “fantasmas” del Panteón Municipal

Los “fantasmas” del Panteón Municipal

Puebla, Pue.- La niña que aparece de madrugada con un arreglo floral en las manos, cantando y corriendo entre los pasillos del Panteón Municipal de Puebla, o la mujer que aborda un taxi fuera del cementerio -que ningún taxista ha podido verle la cara- son dos historias, mitos o leyendas, que verdad o mentira hablan de la comunicación del más allá con los vivos.

 

Los empleados del cementerio municipal han vivido anécdotas chuscas con la muerte, aunque lejos de asustarse aseguran que los muertos ya descansan, y que de quien hay que cuidarse es de los vivos que se meten de madrugada a drogarse y organizar ritos satánicos. México es el único lugar en el mundo que le organiza una fiesta y ofrece comida a la muerte.

El Panteón Municipal de Puebla fue construido en el año 1884, “la que aparece es la niña fundadora de este panteón, de hecho, los policías que cuidaban el panteón no tardan mucho, rápido piden su cambio, los dejaban haciendo guardia adentro y terminaban afuera del camposanto, tiene el cabello largo y suelto, la han visto cruzar corriendo el pasillo”, comentó David Paz Moreno, director del panteón.

En una charla con Don Federico Olea Martínez trabajador del Departamento de Cementerios, quien desde hace 21 años trabaja escarbando tumbas para los difuntos del Panteón Municipal de Puebla, informó que la madrugada en medio de este camposanto es paz y tranquilidad, sólo se escucha como el viento sopla y derriba hojas secas de los árboles.

“Don Fede”, relató lo que el sabe: una mujer sale del panteón y aborda un taxi de los que hacen sitio a las afueras del cementerio edificado en el año de 1880 en la 11 Sur y la 35 Poniente, ningún chofer le ha visto el rostro, la dejada es a la colonia San Manuel, pero antes de llegar a esa dirección la mujer desaparece del asiento trasero.

“Acá enfrente esta un sitio de taxis, los trabajadores nos contaron que de noche sale una mujer, abordaba el taxi y se la llevaba para San Manuel y que esa persona platicaba con el chofer, pero como abordaba el asiento trasero el chofer nunca podía ubicarla por el espejo retrovisor, escuchaba su voz pero no veía a la persona.

A media cuadra de llegar a la dirección acordada, el chofer le hablaba, y la mujer ya no le contestaba, ya no había nadie, así lo cuenta “Don Fede”, un señor bajito de estatura, bigote entrecano, tez morena, que dice ya no quiere ser famoso, pues muchas personas quieren les cuente esas historias del panteón.

EL "MUERTITO" SE LOS LLEVÓ…

David Paz Moreno, director del Panteón Municipal, superando sus miedos, nos platicó que cuando tomó protesta del cargo lo hizo a la media noche, sus oficinas anteriormente funcionaron como un anfiteatro, los trabajadores le dijeron que espantaban de noche, que se revuelven los expedientes, las llaves y se azotan las puertas.

Este mito sirve para que los empleados siempre terminen por justificarse, pues si no han terminado de hacer su trabajo se les requiere de él, argumentan que el “muertito” vino y se llevó los expedientes, pero que más tarde o mañana regresará…

UN RATÓN ESPANTÓ AL VALIENTE “FEDE”…

Pero este trabajo que es de gran esfuerzo físico al utilizar la pala, el pico, extraer la tierra, así mismo juntar los huesos de los cadáveres que son exhumados, “Don Fede” dice no tenerle miedo a la muerte, es valiente que nada lo asusta, pero ha sido un ratón quien le ha pegado el susto más grande de toda su vida.

“Yo estaba haciendo una excavación, sacamos los restos, los huesos, el cráneo y yo seguía dentro de la fosa haciendo una excavación, eran las 05:00 de la mañana, de pronto comencé a observar como el cráneo comenzó a rodar de un lado a otro, y pos la verdad sí me asuste y que me salgo de la fosa corriendo, cando me di cuenta era una rata la que estaba dentro del cráneo, ¡pero de momento sí me asuste”, relata entre risas nerviosas Don Federico Olea.

LOS HÉROES DESCONOCIDOS

Don Alejandro Santel de la Cruz, tiene la tarea de elaborar la lista de los hombres ilustres dentro de este panteón, por ejemplo, nos muestra el panteón de la familia Bello, de estilo gótico, piedra de cantera gris y costaría a la familia cerca de dos millones de pesos reconstruirlo. A pedazos a comenzado a caerse.

Esta tumba se ubica sobre el jardín, en la zona de primera clase, tiene un mausoleo estilo neoclásico, fachada y muros de piedra, con ventas y huertas de hierro forjado.

Se abre la gaveta de acero y desciendes por una escalera metálica de color café, bajo tierra hay un apartado con unas 18 gavetas, con lujosas placas de mármol con letras en oro con los nombres de la dinastía de Andrés Bello.

Las paredes son blancas, al interior el frió puede sentirse en el ambiente. Entre otras está la de Altagracia Calderón (a) “La Charra”, quien combatió el 5 de Mayo contra el Ejército Francés.

Otro caso es el de Agustín Aspiroz, un héroe desconocido, se supo de él porque en una reciente excursión de una familia de alemanes, traían en su guía visitar la tumba de este personaje, así lo explica David Paz Moreno, quien dice pasó el 10 de mayo, un día entero buscaron la fosa de quien fuera un combatiente de la Primera Guerra Mundial.