Estas aqui: Salud Familia Intestino perezoso en niños: IMSS

Intestino perezoso en niños: IMSS

Ciudad de Puebla, Pue.- El estreñimiento o constipación es un padecimiento que se le conoce también como intestino perezoso. Se presenta con frecuencia en niños menores de un año y se manifiesta a través de la dificultad para evacuar, así lo explicó el doctor Félix Martín Guzmán Paz, gastroenterólogo pediatra del Hospital General de Zona número 20, “La Margarita” del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla.

El especialista indicó que el 25 por ciento de la consulta en los servicios de Pediatría del IMSS es para atender pacientes que presentan intestino perezoso.

Indicó que lo normal es que un lactante que se alimenta exclusivamente con leche materna, evacúe hasta ocho veces al día. Cuando el bebé presenta dificultad para evacuar o puja mucho, se debe pensar en la posibilidad de que tenga estreñimiento o intestino perezoso.

El especialista explicó que en los lactantes que presentan este padecimiento, se debe estudiar si tienen algún defecto anatómico, ausencia de células ganglionales o células nerviosas del intestino; no obstante, también se puede deber a que presenten estreñimiento crónico funcional, lo cual es secundario a la alimentación con fórmula industrializada o a partir de una mala técnica de alimentación con seno materno.

En niños más grandes -entre uno y tres años de edad-, la constipación regularmente es secundaria a una alimentación carente de fibra, por lo que regularmente responden de manera positiva cuando se les cambia su hábito de alimentación y además se incluye un laxante por unas semanas.

Lo normal en niños mayores de un año, es que evacúen entre tres y cinco veces al día. Por ello, se diagnostica intestino perezoso cuando el niño evacúa cada dos o tres días, con heces fecales de diámetro grueso, presenta dificultad y dolor al evacuar, se tarda mucho y en ocasiones evacúa sangre.

En el caso de un lactante que se alimenta sólo de fórmula industrializada, es normal que presente una sola evacuación al día, pero ésta no debe ser con dificultad, duro o en forma de bolitas.

Si identifican estos datos clínicos, es importante que los papás lleven al bebé o al niño con su médico pediatra para que establezca un tratamiento, porque entre más tiempo pase el niño con estreñimiento será más difícil que responda al tratamiento, e incluso puede desarrollar lo que se llama “síndrome de intestino irritable” en su etapa adulta.

Explicó que el tratamiento se divide en varias etapas, que incluyen un cambio de alimentación, el aporte de fibra de acuerdo a la edad y peso del niño y se utilizan temporalmente laxantes osmolares.

Finalmente, el doctor Martín Guzmán mencionó que uno de los errores más frecuentes de los papás es alimentar al niño a cada rato y sin un horario fijo, o bien, en niños más grandes, dejarlos comer mucha comida chatarra sin un aporte adecuado de fibra en su dieta.

Banner